Bocadillo tradicional de jamón francés o Jambon-Beurre

jambon-beurre

¿Sabías que el bocadillo tradicional de jamón francés o jambon-beurre es el bocata más consumido en Francia? ¡No exagero, 2,2 millones de bocadillos al mes! Elaborar un buen jamón-beurre es todo un arte y no se escatima en la calidad de los ingredientes que lo conforman. Se le puede llamar sin temor a equivocarme, el bocadillo francés.

Prepara un espectacular bocadillo francés de Jamón, el tradicional Jambon-Beurre

Ingredientes para 2 comensales

  • 1 pan de baguette
  • 250 gr de jamón «de París» o uno cocido de calidad (lacon)
  • 50-70 gr de mantequilla de calidad, mejor si es salada.
  • Opcionalmente, 4 pepinillos en vinagre o 2 agridulces (son más gordos y más suaves)

Procedimiento

  1. La ración para 1 comensal es de 1/2 Baguette, así que córtala en 2 y abre cada mitad en sentido longitudinal (¡estamos haciendo un bocadillo!).
  2. Unta de una generosa capa de mantequilla cada trozo de pan.
  3. Reparte la totalidad de las lonchas de jamón en los dos bocadillos. Debemos ser generosos y estéticos: coloca las lonchas de jamón como si dejaras caer un pañuelo cogido por una punta. Esto le dará gracia y volumen.
  4. Sobre el jamón, reparte los pepinillos contados en lonchas de 1 mm de grosor, aprox.
  5. Cierra el casse-croûte y empieza a «casser la croûte«!

Et voilà, bon appétit!

Si haces esta receta, envíame las fotos o etiquétame en redes, me hace mucha ilusión saber que te he llegado a conquistar con mis recetas y artículos. Me hincha saber que mi trabajo te hace disfrutar, tanto como yo disfruto escribiendo y cocinando para tí.

Bocadillo tradicional de jamón francés o Jambon-Beurre

Ma Touche

Me gusta añadir pepinillos agridulces, en vez de los típicos franceses, pequeñitos y en vinagre. Muy avinagrado para mi gusto. Así que, llámame traidora, pero prefiero los pepinillos al estilo polaco o alemán.

Jambon-Beurre, el bocadillo más consumido de Francia

¡Así como suena! ¡Cada mes se venden más de 2, 2 millones de jambon-Beurre en Francia! Únicamente destronado por la hamburguesa. Ni el croque-monsieur, ni su dama, ni el sandwich club…. Rien de rien, el casse-croûte Number One es el jambon-buerre. ¿Qué tienen en común las endivias y la patata? ¡Pues que se acompañan de jamón cocido!

«Casse-Croûte», el bocadillo francés

Por cierto, casse-croûte es la forma coloquial, casi religiosa de llamar a los sandwiches hechos con pan y no con pan de molde. Por eso cuando nos paramos a comer también usamos la expresión «casser la croûte». Expresión que utilizó el gran Paul Bocuse para invitar al recién nombrado Presidente Valéry Giscard-d’Estain a que empezara a comer, rompiendo la costra de su famosa sopa VGE.

No es extraño. Cuando está bien hecho , con ingredientes de la mejor calidad, este bocadillo es pura ambrosía. La baguette, tradition; el jamón, de París; la mantequilla de baratte, salada o no eso va en gustos. Los más estrictos como Chez Aline en la calle de la Roquette, no te ponen pepinillos, es una herejía a sus ojos.

Bocadillo tradicional de jamón francés o Jambon-Beurre

Origen del bocadillo francés tradicional Jambon-Beurre

Es perfectamente legitimo que en algunas tiendas no le pongan pepinillos. Quizás porque como se dice este fue en un primer momento un emparedado anglosajón que cruzó el Canal de La Manga. O sea, dos rebanadas fina de pan de molde untadas de mantequilla con una fina loncha de jamón cocido en el interior. Este jamón cocido es el famoso jamón de York. Al ser un sandwich de pan blanco, solo era accesible a los más adinerados, pues en Francia existía un impuesto sobre los «panes blancos». Con la instauración de la baguette mucho más barata de fabricar que los demás panes de hogaza, la cosa cambió.

Bocadillo tradicional de jamón francés o Jambon-Beurre
El siglo XIX, la era industrial cuando era un lujo tomarse el tiempo de sentarse a comer

Al llegar la creación de la baguette, las cosas cambiaron en el siglo XIX. Este bocadillo se popularizó entre la población más modesta y sobre todo los obreros de la construcción, que a menudo comían en muy poco tiempo mal. Comían algo rápido o como decimos, «manger sur le pouce». Si bien, existen varias versiones sobre la creación de la baguette. Lo que sí queda claro gracias a la gran cantidad de documentación al respecto que se conserva, sobre la construcción del metro de París. Es que se fomentó el consumo de bocadillos en los lugares de trabajo ¡¡para bajar la siniestralidad por reyertas!! Todos los obreros iban a trabajar con una navaja que era absolutamente necesaria para comer, ya que su almuerzo consistía en charcutería acompañada de un cachito de pan que cortaban con ayuda de la navaja. Comían en 10 minutos, pero todo bien regado con una botella de vino y todo ingerido en poco tiempo… Así pues, sin navajas, no habría más heridos ni muertes por riñas entre borrachos en el trabajo.

Te puedes imaginar qué rápido se les subía el vino a la cabeza y con qué facilidad podían surgir malentendidos y peleas.

Bocadillo tradicional de jamón francés o Jambon-Beurre
Qué significa comer sur le pouce o el pulgar

En Francia, usamos mucho la expresión «manger sur le pouce«, cuando tenemos muy poco tiempo para comer, casi de pie un sandwich o algo que no necesite plato ni cubiertos. Esta expresión deriva de lo que te cuento en el párrafo anterior. Los obreros comían un poco de charcutería con un cachito de pan. Imagínatelo, con una mano agarran el pan y con la otra cortan un pedazo de pan y se meten el pan con la chacina en la boca con el dedo que les queda libre, o sea con el pulgar, empujan la comida y «pa’dentro!».

Bocadillo tradicional de jamón francés o Jambon-Beurre
¡Bueno, no solo los obreros «mangent sur le pouce«!

El jamón cocido de París

Este bocadillo es parisino 100 por 100, pero está tan bueno y es tan fácil de hacer y encontrar que se ha convertido en el favorito de todos los franceses. Obviamente, se elabora jamón cocido en todo el territorio. Ni que decir tiene que se hace en el mundo entero, allá donde se coma carne de cerdo. Sin ir más lejos en España el jamón cocido con más tradición es el lacón. El jamón una vez cocido se conservaba a veces bajo una capa de grasa y otras bajo una capa de gelatina. Ya que la esterilización no había llegado hasta Napoleón. Ni tampoco habían llegado los conservantes químicos…

naturaleza muerta con jamón, de Peter Claesz, museos de París

Jamón cocido Prince de Paris

El término jamón de París se menciona por primera vez como tal en un documento publicado en 1793. En Corbeil, aparecen las litas de productos y los precios máximos. En 1869, el cocinero Jules Gouffé lo describió como «un jamón salado ordinario, cocido en agua, deshuesado, puesto en una terrina con la corteza por debajo y enfriado». También se hacia au torchon. Como «ordinario» se refiere a que no pertenece a ninguna raza en particular.

Si bien el jamón cocido se lleva elaborando desde tiempos inmemoriales, en París ya solo queda una única fábrica. Pero se hace el mejor jamón cocido, de manera artesanal y sin aditivos. Es un local en los bajos de un inmueble que no vende puerta a calle. Sin embargo su clientela es una larga cola de establecimientos gourmets y grandes restaurantes.

Bocadillo tradicional de jamón francés o Jambon-Beurre

Doumbéa, el último heredero des savoir faire del jamón de París

Desde que hace 10 años su ultimo propietario cogiera el testigo. Yves Le Guel de Doumbéa, da nombre al Príncipe de París, un jamón cocido preparado a la «manera parisina» desde el siglo XVII. Esto le ha valido un lugar de honor en los menús de prestigiosos restaurantes. El nombre de jamón de París fue comprado por un industrial en su día. Así se lamenta Yves Le Guel «somos la última fábrica de jamones artesanales de la capital». Algo que confirman los muchos sellos de calidad otorgados y que lucen con orgullo. El Jamón de París que elaboran, es una receta, con sal de Guérande. Cocido a baja temperatura en un caldo de verduras, un largo reposo antes y después de la cocción para que el jamón, preparado con patas de cerdo francés, se impregne bien del sabor del caldo.

El distintivo del mejor jamón cocido artesanal de paris

El famoso jamón Príncipe de París es reconocible gracias a un emblema estampado a hierro candente en su corteza que se parece a una torre Eiffel, estilizada. Este proceso artesanal, sin ningún tratamiento mecánico. Se vende en tiendas de delicatessen, charcuterías y bocadillerías de lujo de París y sus alrededores, pero también en Europa y Asia. Según la propiedad, venden 500 jamones por semana.

PD: Este texto es original me ha costado horas asimilar lecturas para no plagiar a nadie, si tu intención es hacer un copia y pega, pasa al siguiente blog…

9 Replies to “Bocadillo tradicional de jamón francés o Jambon-Beurre

  1. Debe estar de muerte. ¡Qué envidia! No tengo jamón de York ni pepinillos, pero mañana lo busco y tal vez sea la cena del viernes. Gracias por tus recetas y tus magníficas explicaciones

Gracias por dejar tu opinión.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.