Masa de pizza casera. Receta fácil y siempre sale perfecta

Es muy fácil hacer tu masa de pizza casera. Hacía mucho tiempo que quería compartir contigo la receta de lo que es una masa de pizza auténtica, tal y como la hacen los italianos. La tenía aparcada y nunca veía el momento de publicarla. En origen es una masa de pan ¡Pero es mucho más fácil que hacer pan! Con esta misma masa puedes elaborar panes de tipo foccacia e incluso paninis.

Masa de pizza casera, es fácil y siempre sale perfecta

Ingredientes para 4 comensales

  • 500 gr de harina de fuerza
  • 12, 5 gr de aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • 2,5 gr de levadura fresca
  • 10 gr de sal
  • 290 gr de agua tibia (26ºC aprox.)
  • Un poco de sémola de trigo para estirar la masa final

Procedimiento de 12 puntos en 4 etapas (método 1 tradicional)

paso 1
  1. Primero, disuelve la levadura en el agua. Echa el agua con la levadura a la cubeta del robot.
  2. Acto seguido, incorpora toda la harina y empieza a amasar a velocidad baja (1-2 del robot), hasta ver que la harina y el agua está bien mezclados (veras que está como seco y escamoso). Habrán pasado unos 2 minutos.
  3. Sube la velocidad e incorpora la sal, cuando veas que se ha integrado bien pasados unos segundos o un minuto.
  4. Ahora sube la velocidad a 4-5 y pasado 1 minuto, incorpora el aceite. Amasa hasta que veas una masa lisa y elástica. Pueden pasar 5 minutos si te ciñes estrictamente a mis cantidades. La clave está en ver que la masa se despega de las paredes de la cubeta. Necesitas amasar 10 minutos, únicamente, si lo haces a mano y no con el robot de cocina.
paso 2
  1. Recoge un poco la bola dentro de la cubeta y sobre el plano de trabajo puedes amasar 1 minuto a mano para dejarla bien lisa y recogida.
  2. Ahora pasa la masa a una fuente aceitada y déjala reposar 20 minutos con un film alimentario o un paño humedecido.
  3. Pasados estos 20 minutos, pasa la masa a un recipiente hermético o un tupper (cubre opcionalmente con film la masa). Deja reposar tu masa durante un máximo de entre 24 a 36 horas, para un resultado óptimo.
paso 3
  1. Al día siguiente amasa un poco y haz una bola para tensionar la masa y recorta en 3 ó 4 porciones iguales… o dos o una, lo que tú quieras hacer Una pizza familiar o 4 individuales.
  2. Boléalas para volver a tensionar y deja reposar -a temperatura ambiente- estas bolas, en un recipiente aceitado y cubierto con film o un paño humedecido. Este reposo dura 3 horas. Quizás menos, depende de la temperatura en tu cocina.
paso 4
  1. Ahora toca estirar las masas. Espolvorea la superficie de trabajo con sémola de trigo. Coloca tu bola y extiéndela con la punta de los dedos; presionando desde el centro hacia afuera. Deja un borde gordito y bien definido. De esta forma conseguimos desplazar el aire del centro de la masa para que se quede en los bordes.
  2. Ya están listas tus pizzas para ser rellenadas con lo que te apetezca.
  3. Hornea a 250ºC durante 10 a 12 aproximadamente o hasta que veas los bordes de la masa bien doraditos.

Un consejo importante

Si no tienes piedra de horno para pizzas, puedes hacer como yo: dejo la bandeja dentro del horno mientras precalienta. La bandeja está en la parte media baja del horno y dispongo el horno con ventilador y calor arriba y abajo. Introduzco la pizza sobre un silpat o papel sulfurizado con mucho tiento sobre la bandeja que estará a 250ºC!! 🥵🔥

Verás que trabajo la pizza con la sémola y la relleno directamente sobre el silpat que irá al horno.

Et voilà, bon appétit!

Masa de pizza casera

Ma Touche

Rien de rien! Aquí, al igual que pasa con la brioche; no te puedes salir del guion si no… Niente buono, massa è caput! El resultado de este método es sublime. La masa es sabrosa y perfumada. Además de tener una textura crujiente, tierna y delicada, es muy elegante a la vista y al paladar.

Método 2, por la vía rápida en solo una mañana tienes tu masa de pizza

Ingredientes para 4 comensales

  • 500 gr de harina de fuerza
  • 12, 5 gr de aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • 8 gr de levadura fresca
  • 10 gr de sal
  • 350 gr de agua tibia (26ºC aprox.)
  • Un poco de sémola de trigo para estirar la masa final

Utiliza exactamente los mismos ingredientes, pero he modificado las medidas. Procede en todos los puntos como en el Paso 1 :

paso 1
  1. Primero, disuelve la levadura en el agua. Echa el agua con la levadura a la cubeta del robot.
  2. Acto seguido, incorpora toda la harina y empieza a amasar a velocidad baja (1-2 del robot), hasta ver que la harina y el agua está bien mezclados (veras que está como seco y escamoso). Habrán pasado unos 2 minutos.
  3. Sube la velocidad e incorpora la sal. Ahora sube la velocidad a 4-5 y…
  4. Pasado 1 minuto, incorpora el aceite. Amasa hasta que veas una masa lisa y elástica. Pueden pasar 5 minutos si te ciñes estrictamente a mis cantidades. La clave está en ver que la masa se despega de las paredes de la cubeta. Necesitas amasar 10 minutos, únicamente, si lo haces a mano y no con el robot de cocina.

El cambio sucede a partir del paso 2:

paso 2
  1. Recoge un poco la bola dentro de la cubeta y sobre el plano de trabajo puedes amasar 1 minuto a mano para dejarla bien lisa y recogida.
  2. Ahora pasa la masa a una fuente aceitada y déjala reposar 60 minutos con un film alimentario o un paño humedecido. Dentro de tu horno a 30ºC.
paso 3
  1. Tras los 60 minutos. Amasa un poco y haz una bola para tensionar la masa y recorta en 3 ó 4 porciones iguales… o dos o una, lo que tú quieras hacer Una pizza familiar o 4 individuales.
  2. Boléalas para volver a tensionar y deja reposar -de nuevo en el horno pero esta vez apagado- estas bolas, en una bandeja amplía, enharinada y cubre con un paño humedecido o film. Este reposo dura 1 hora, hasta veas que dobla de volumen.

Ahora procede con el paso 4 normalmente:

paso 4
  1. Ahora toca estirar las masas. Espolvorea la superficie de trabajo con sémola de trigo. Coloca tu bola y extiéndela con la punta de los dedos; presionando desde el centro hacia afuera. Deja un borde gordito y bien definido. De esta forma conseguimos desplazar el aire del centro de la masa para que se quede en los bordes.
  2. Ya están listas tus pizzas para ser rellenadas con lo que te apetezca.
  3. Hornea a 250ºC durante 10 a 12 aproximadamente o hasta que veas los bordes de la masa bien doraditos.
nota bene

Al reposar menos tiempo pero a mayor temperatura, ya que cogemos un atajo con el horno para el levado… La masa está un pelín más blandita pero no te asustes, es manejable. Hidrata tus manos con aceite para que no se te pegue.

Precisamente por que el proceso de reposo es más corto, la masa necesita una cantidad algo superior de levadura. Añadí un poco más de agua para hacerla un pelín más hidratada y el resultado ha sido manejable y rico, rico.

Conclusión

Con este método, habrás tardado 3,5 horas en elaborar tu pizza. Mucho más rápido. La masa está muy rica también. Sin embargo, al paladar resulta un pelín más basta y los flavores son menos pronunciados… ¡Aún así, chapeau! He probado los dos métodos y ambos nos han convencido a todos los de la casa.

Masa de pizza casera
¡Anímate a hacer esta receta de masa, es súper fácil de hacer y tan rica!

Si haces esta receta, envíame las fotos o etiquétame en redes, me hace mucha ilusión saber que te he llegado a conquistar con mis recetas y artículos. Me hincha saber que mi trabajo te hace disfrutar, tanto como yo disfruto escribiendo y cocinando para ti.

Origenes de la pizza

Se elaboran panes planos “con cosas encima”, desde que la humanidad aprendió a procesar el trigo para hacer harina. Los Persas allá por el siglo 6º AC, ya cocinaban masas de pan con carnes guisadas (o asadas) y condimentadas por encima. Algo más bien parecido a una focaccia.

Origen de la palabra pizza

En el siglo 9º DC ya se empieza a conocer el ancestro de la pizza en Italia, por la zona de Nápoles. Era consumida por los inmigrantes. El termino Pizza se usa en el sentido de “pedazo o trozo de”. También se dice que la etimología de pizza proviene del alemán pizoo o “pedazo de pan”. Otros aseguran que proviene de pitta que significa “hogaza, fougasse o galette“.

Masa de pizza casera

La pizza, el plato más internacional de la cocina italiana

Es un hecho documentado, que se elaboraban incluso dulces. Las masas de tipo pizza o focaccia son comunes en todos los países que compartimos cultura del pan. Nosotros en Francia tenemos nuestra pizza alsaciana, ya sabes, la Flammenkueche. Así es, si bien no podemos decir que la piza como tal haya nacido en Italia, pero si la formula que la hizo famosa e internacional. La formula llegó a Italia para quedarse y perfeccionarse.

Marinara, la primera pizza moderna

La pizza es el plato más universal y mundialmente conocido de la gastronomía italiana. Son todo ventajas, se puede comer con las manos, sin plato ni cubiertos, se puede incluso comer de pie. Sin embargo hubo que esperar bien entrado el siglo XVIII para que se empezara a utilizar la salsa de tomate como base. La famosa marinara; una pizza con tomate queso y nada más, no lleva marisco ni pescado como el nombre podía dar a pensar. Marinara proviene del hecho que se hacían pizzas en particular para los marineros que debían tomar la mar. De hecho las pizzas eran comida callejera, que hacían los pizzaiolos recorriendo las calles y los puertos con sus carritos pertrechado con un horno de leña. En breve iré documentado más tipos de pizza y te contaré sus historias. Pero por hoy vamos servidos, ¿verdad?

6 Replies to “Masa de pizza casera. Receta fácil y siempre sale perfecta

  1. Qué bien!!
    Además enseñas la receta tradicional y una exprés… ésta hay que probarla!!
    👏🏻👏🏻🤗🤗

Si quieres dejar un comentario desde un móvil tienes que girarlo para validarlo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.