Radis Beurre o Rabanitos con mantequilla

Los Radis Beurre, o sea los rabanitos crudos con un poco de mantequilla y un puntito de sal, son una especialidad de bistrot. Los radis «à la croque-au-sel», se sirven a menudo como cortesía mientras esperas la comanda. Son un aperitivo sanísimo, económico y rapidísimo de preparar. Además, el rábano es refrescante, sabroso con ese contrapunto de pincantón y frescor.

Receta de Radis Beurre o Rabanitos con Mantequilla

Ingrediente para 6-8 comensales

  • 1 racimo de rabanitos rosas
  • 25 gr de mantequilla de calidad
  • sal o flor de sal al gusto

Procedimiento

  1. Limpia en abundante agua con sal durante 5 min. Sécalos con cariño. Retira la raíz y las hojas. (sí son muy frescas consérvalas para otra preparación)
  2. Ha un corte en cruz en cada uno de los rabanitos, para dejar espacio a la mantequilla que introducirás con ayuda del cuchillo.
  3. Sazona con un poquito de sal tu rabanito y «à croquer!». Pégale un mordisco!

Et voilà, bon appétit!

Ma Touche

Rien de rien! ¿Para que trastocar algo que ya es perfecto tal cual!? Eso si, puedes variar la presentación ¡Imaginación al poder!

¡Un Acuerdo Di-Vino!

Generalmente los radis beurre se toman para picotear o como entrante. Pero si quieres armonizarlos, te recomiendo un vino blanco joven. Espero tus impresiones

Historia del Radis Beurre o rabanitos con mantequilla

Los rábanos ya formaban parte de la dieta de los babilonios y los egipcios hace 4000 años. Viajando desde Asia Menor hacia Europa con las conquistas y los intercambios comerciales. Los griegos ofrecían rábanos de oro al Dios Apolo. Incluso, figura en el famoso compendio de Carlo Magno: Les Capitulaires de Villis del siglo VIII o Capitulares -de los ya te he hablado alguna vez en otros artículos– por sus grandes cualidades beneficiosas para la salud. De hecho allá por la Edad Media ya se tomaban los rábanos crudos «à la croque au sel» -o sea con un poco de sal y ya-.

los rabanitos, su apogeo llega en el siglo XVIII

Los rábanos en sus distintas variedades ya se conocían, los negros, llegaron a Francia hasta el s. XVI pero no se consumieron en Francia con alegría hasta llegado el siglo XVIII. El rojo redondito, llegó a partir del s. XVIII. De hecho al ser una verdura anual muy fácil de cultivar se ve hasta en los balcones parisinos. Esta raíz esta muy ligada a la cultura culinaria parisina. En París y alrededores, se cultivaba en cualquier sitio: en un montón de estiércol fresco, bajo cualquier chasis…

El Radis Beurre te da la bienvenida en el Bistrot

Los rabanitos con mantequilla han acabando en las mesas y los mostradores de los bistrots junto con un poco de mantequilla y sal como un tentempié. O como plato de cortesía mientras esperas a ser servido.

Obviamente desde entonces, el famoso radis beurre ha evolucionado y se ha sofisticado en su presentación. En algunos casos, se usan sus hojas para aderezar la mantequilla a modo de beurre composé. Con las hojas de los rabanitos si están muy muy fresca, puedes hacer cremas o añadirlas a tus preparaciones culinarias como cualquier otra verdura.

El Radis Beurre, un restaurante homónimo

Existe un bistrot en el 15e arrondissement, cerca de la Torre Eiffel que se llama Le Radis Beurre. Si el chef Jérôme Bonnet, retirase sus radis beurre de las mesas ¡la clientela causaría un motín! Si vas a París te recomiendo que vayas a probar su cocina. Este restaurante figura en el libro de los 100 mejores Bistrots de París… ¡No es cosa baladí!

Imagen del restaurante Le Radis Beurre en París
Imagen del restaurante Le Radis Beurre en París

¿Cuáles son las características y las cualidades nutricionales del radis, o sea el rabanito?

El rábano es una verdura de primavera, aunque se cultive todo el año es entre marzo y junio que está mas rico y tienen ese «picor fresco» tan característico.

Características del rabanito

El Raphanus Sativus, pertenece a la familia de las crucíferas. Es una planta anual de muy fácil cultivo y según las variedades (blancos, negros, amarillos, rojos, redondos, alargados…) puedes tener rábanos todo el año en tu despensa. Nos comemos sobre todo su raíz tuberosa (como la zanahoria). Pero las hojas también tienen su atractivo. Como te comentaba anteriormente, el más apreciado es de primavera, pequeño rosa y con una sabor y un frescor incomparables acentuado por ese toque picante (muy , muy leve) pero fresco. Su momento optimo para la recolección es entre los días 18 y 90. Si te pasas pueden estar huecos por dentro, secos e insípidos. De hecho entre los connaisseurs, se aprecia por encima de todos el rabanito de «18 jours».

Beneficios nutricionales del rábano

Para empezar, es muy poco calórico, con solo 14Kcal/100gr, aporta mucha fibra. Tienen incontables cualidades anti-oxidantes, preventivas del cáncer. También tiene efecto saciante contra el hambre, lo cual es ideal para frenar un antojo de comida o porque estás a dieta. Su alto contenido en vitaminas como la vit. C que protege el sistema inmunitario entre otros y la Vit B favorece la renovación celular y es muy indicado su consumo en embarazadas. Oligoelementos, minerales (potasio y calcio) y azufre. Disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Alivia enfermedades crónicas. Sus hojas ayudan a la motilidad intestinal. Es muy bajo en sodio, muy diurético.

¡Música, Maestro!

Mon bistrot préféré de Renaud.

14 Replies to “Radis Beurre o Rabanitos con mantequilla

Gracias por dejar tu opinión.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.