ÚNICQ, Jamones Blázquez.

Jamones Blázquez, es una empresa de tradición familiar que cumple 85 años al servicio de los paladares más exquisitos.
Sus orígenes nacen en el pueblo de Crespos en Salamanca, allá por el año 1932, con el tiempo y gracias al buen hacer, sin el cual no tendrían la confianza del cliente, han surcado la historia siempre guardando el equilibrio entre la tradición y la innovación. La pureza y la calidad de sus jamones reside en el hecho que poseen su propia raza de cerdos ibérico, unos bichitos muy elegantes de finas y fuertes patas, hocico fino, cabeza pequeña y papada grande, musculatura fuerte y gran capacidad de infiltración de grasa, están entre sus numerosos atributos.

Son criados en libertad en las 30000 hectáreas que poseen entre Salamanca, Badajoz y Sevilla. Sus dehesas rebosan de todo tipo de bellotas pero imperan la encina y el alcornoque, ideales para las montaneras.
Aquí empieza la aventura de este “oro graso” y la empresa Blázquez controla todos los aspectos desde la cría hasta el procesado, marcado por las más altas auto exigencias de calidad. Su denominación es de Guijuelo, por supuesto.

Te puedo contar muchas cosas sobre esta empresa, pero lo principal es que he tenido varias ocasiones de probar sus productos. Inmersos en eventos varios con relación a su ochenta y cinco cumpleaños, han organizados grandes campeonatos y Master Class de corte de jamón, personalmente tuvimos el honor de contar con su presencia en el último Salón de Grandes Vinos del diario ABC, fue el acompañamiento perfecto a los mejores vinos expuestos este año, siendo poseedores de las más altas puntuaciones de la guía.


La celebración de este ochenta y cinco cumpleaños está marcada por el sentimiento de agradecimiento que sienten hacia sus mayores a quienes les deben todo y de quienes lo han aprendido casi todo. Por esa razón han lanzado al mercado un producto muy especial dirigido únicamente al cliente final. Es decir que en el circuito HORECA, no lo verás: ÚNICQ

Como podrás comprobar en mis fotos caseras, el nivel de infiltración es óptimo, su sabor elegante deja un recuerdo duradero en el paladar. De hecho este es un truco a la hora de reconocer un jamón de calidad, si la grasa del jamón que acabas de comer desaparece rápido y te deja la lengua áspera, no es bueno. Un buen jamón te deja un regusto largo en el paladar, la boca y los labios, lubricados ¡los dedos también! Un recuerdo que provocará que solo quieras lo mejor de lo mejor desde ese mismo momento. Su olor embriaga en el más gourmet de los sentidos.


Como ves lo he presentado sobre una rebanada de pan con un chorrito de AOVE, sin más no necesita florituras, de hecho esta sobre el pan por pura estética porque la verdad es que un buen jamón dura poco en la mano ¿verdad?

Puedes ponerte en contacto con Jamones Blázquez y te darán todos los detalles que necesites saber sobre su gama de productos y en particular sobre ÚNICQ

Quiero agradecer a la empresa y a la agencia de comunicación el amable detalle por las muestras de producto recibidas.

Quiero recordarte mi querido lector, que escribo sobre este producto porque lo considero bueno, tan bueno como que yo lo consumo. Mi mayor compromiso contigo es mi palabra. Sabes que si no me gusta, no escribo.

Un comentario Agrega el tuyo

Gracias por dedicarnos unos minutos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.