Angulas a lo Pobre

Chers Tous!
Esta receta de angulas a lo pobre, es lo más fácil de mundo. Para mi experiencia personal fue el primer trampantojo que viví, más bien una buena broma que me hicieron. Recién llegada a España y en mi primer día de trabajo, nos bajamos un restaurante y en el menú del día veo escrito «angulas a lo pobre»… ¡¿Qué, pero que lujo, angulas en un menú del día!!?? Todos me miraron y sonrieron… Sin embargo, cuando el camarero me trajo el plato de espaguetis al ajillo, fue cuando todos mis compañeros se echaron a reír a pierna suelta LOL y yo también claro.

Angulas a lo Pobre

Ingredientes para 2 pax

  • 200 gr de spaghetti
  • 8-10 dientes de ajo
  • 5 guindillas (pimienta de Cayena)
  • sal y
  • AOVE suficiente para cubrir la sartén (elegí Cortijo del Cura)

Procedimiento

  1. Primero pela y corta en láminas o pica muy fino los ajos, reserva.
  2. Cuece la pasta solo con sal escúrrela cuando esté lista, al dente.
  3. En una sartén amplia, pon a calentar el AOVE y pon los ajos a pochar con un poco de sal sin que se quemen, te toma unos segundos.
  4. Incorpora la pasta y saltéala, añade las guindillas y rectifica de sal si fuera necesario.

Servir sin dilación.

Ma touche
Personalmente, suelo picar el ajo muy pequeño con mi herramienta favorita, si los italianos también la usan para sus spaghetti oglio, olio e peperonccino, pues yo también puedo. Además al que no le guste mucho el ajo, pues ya se sabe «ojos que no ven, corazón que no siente».

Origen jocoso de las angulas a lo pobre

En primer lugar, esta receta es la traducción literal de la receta tradicional italiana de espaghetti all’aglio, olio e peperonccino. Debo decir que no he sido capaz de encontrar quien fue el gracioso que decidió llamar a las pastas al ajillo «angulas a lo pobre» ¡Pero divertido es un rato! Por otra parte he encontrado en la red, multitud de recetas de angulas a lo pobre con añadidos ostentosos como las gambas, langostinos, anchoas y otros ingredientes sobre los que correré un tupido velo como el sur–i y es que esto para mí no es alimento…

Pues bien, si partimos de la base que las angulas, las de verdad se saltean solo con ajo y guindilla… ¿Para qué le vas a añadir nada más?  En cualquier caso, corría el año 1993, en el restaurante La Isla en los aledaños de la calle de Ríos Rosas de Madrid, donde figuraba este plato en el menú desde «años ha».  No sé si sigue abierto ese restaurante, pero guardo buenos recuerdos de aquella época en aquella zona. Si te apetece probar otras recetas de pasta, tienes aquí los mortiglioni con boloñesa o una receta de retales como las tagliatelle con pollo asado y salsa de nata.

¡Un acuerdo Di-Vino!

Cualquier rosado del sur de Francia, como Costières de Nîmes o Coteaux d’Aix en Provence… Un rosado de Navarra como A de Arínzano, también le irá muy bien.

¡Música, Maestro!
No se debe subestimar la fuerza como herramienta de seducción, de un «simple plato de pasta»… ¡Así yo también me derrito! Extracto de la película «Chef».

8 comentarios en “Angulas a lo Pobre

Gracias por dedicarnos unos minutos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.